Ser de la Comunidad del Mensajero de Allah tiene un precio