EL ZAKAT DESDE LA PERSPECTIVA LEGAL

El zakat es obligatorio para los individuos libres, en pleno uso de razón, y habiendo acumulado una cantidad determinada, llamada nisab, por encima de la riqueza que cubre sus necesidades esenciales, es decir las que la persona necesita para mantener su vida y libertad, y pagar las deudas. Entre estas se encuentran su casa, y todos los elementos que hay en ella, excepto el oro y la plata, sus ropas, los gastos de manutención de los miembros de su familia calculados para un mes, según otro punto de vista por un año, sus libros de estudio personal, y las herramientas de su trabajo. La cantidad de nisab puede variar según los bienes. 

Las condiciones que nos obligan a pagar el zakat

El zakat es obligatorio para los individuos libres, en pleno uso de razón, y habiendo acumulado una cantidad determinada, llamada nisab, por encima de la riqueza que cubre sus necesidades esenciales, es decir las que la persona necesita para mantener su vida y libertad, y pagar las deudas. Entre estas se encuentran su casa, y todos los elementos que hay en ella, excepto el oro y la plata, sus ropas, los gastos de manutención de los miembros de su familia calculados para un mes, según otro punto de vista por un año, sus libros de estudio personal, y las herramientas de su trabajo.

La cantidad de nisab puede variar según los bienes. Otra condición del pago del zakat es que los bienes de los que se paga deben cumplir el requisito de nama, es decir deben estar aumentando o bien deben tener el potencial para hacerlo. Según la terminología legal: “La riqueza debe crecer o bien debe suponer un beneficio para su dueño”.

El crecimiento se puede dar a causa del nacimiento, de la procreación, del comercio, etc. “Potencial de crecimiento”, por otro lado, supone el tipo de riqueza que puede crecer.

La propiedad del bien debe durar doce meses lunares enteros, es decir el zakat se paga según el año lunar –por cada 354 días se paga 2,5 % como zakat. En la actualidad, algunas empresas calculan su zakat según el año solar, de 365 días, es decir añaden 11 días más al periodo del pago.

Cabe mencionar que “esta condición está limitada al ganado, al dinero, y a los bienes comerciales, no se aplica a las cosechas, frutas, miel, metales extraídos, tesoros encontrados, etc., donde no se aplica la condición de un año por la simple razón de que el zakat pagado en estas situaciones es un tipo de zakat de ingresos.”

El dueño de los bienes debe poseer el derecho de propiedad indivisible y absoluto. Los que pagan el zakat deben ser muy meticulosos en cuanto al tamlik y al taharri, ya que la validez del zakat depende de ello. Tal como lo mencionamos anteriormente tamlik se refiere a donar o transferir la propiedad de la donación; en otras palabras, el que recibe adquiere la propiedad completa de ella.

Taharri, por otro lado, implica la investigación antes de dar el zakat, es decir averiguar si el que recibe el zakat cumple los requisitos para ello. Si alguien que no los cumple, es decir que no pertenece a una de las ocho categorías mencionadas en el Qur’an, recibe el zakat, este zakat pierde su validez y debe pagarse de nuevo.

No obstante, si esta investigación hubiese tenido lugar antes de la distribución del zakat, y más tarde se averiguase que el que la recibió no cumplía los requisitos para ello, entonces no hay necesidad de volver a pagarlo. Otro principio básico del pago del zakat es el de no olvidar a los miembros de la familia y a los parientes.

El ser humano tiene, en primer lugar, derechos sobre sí mismo; luego vienen los derechos de los miembros de la familia, y luego los derechos de los parientes. El mismo orden se sigue en la ley de herencia. La prioridad en el orden de los derechos depende de dos cosas: la primera es la fuerza y la cercanía de la relación, y la segunda es el grado de necesidad.

La preferencia por los parientes no significa que el zakat se pague a un pariente cuando hay alguien que lo necesite con más urgencia. Esta preferencia es operativa solamente cuando los niveles de necesidad, que siempre hay que tener en cuenta, sean los mismos. Si un extraño tiene una mayor necesidad, entonces la preferencia por los parientes resulta secundaria. Estas normas constituyen la prueba de que Islam exhorta a la misericordia pero manteniendo el equilibrio.

El primer fruto de la fe es la misericordia. Los que no tienen misericordia no se pueden considerar verdaderos creyentes. Basmala, que precede a todo bien, y Fatiha, la primera surah del Qur’an, empiezan con los atributos de Allah Todopoderoso de Rahman –el Más Compasivo, y Rahim –el Más Misericordioso. Las vidas de los Profetas y de los amigos de Allah Todopoderoso rebosan de ejemplos de misericordia. El Profeta Muhammad (s.a.s) ha dicho:

“Sed misericordiosos con los que están en la tierra, para que los que están en los cielos sean misericordiosos con vosotros.”

Esta declaración significa que la misericordia de un Musulmán debe abarcar a la creación entera. Los actos de adoración como el zakat, el infaq y el ‘ushr son manifestaciones de la compasión.

Los tipos y límites de la propiedad sujeta al zakat

La cantidad mínima de ovejas y cabras sujeta al pago del zakat es de 40; de vacas 30; de camellos 5. El mínimo de oro es de 81 gramos, 51 y el de plata, 561. En cuanto al oro y a la plata existe una cantidad de pago estándar, que es 1/40 por encima de la cantidad que está exenta del pago. En cuanto al resto de los bienes de los que se paga el zakat, la cantidad difiere. Cuando varía el número de animales, la cantidad a pagar varía también. La información detallada se puede encontrar fácilmente en los libros que explican los principios del Islam.

Lo mismo se refiere a las minas y a los productos del mar. Todos los bienes muebles e inmuebles que traen ganancia están sujetos al pago del zakat. El pago sobre los ingresos de los bienes alquilados se calcula después de haber descontado las deudas, los gastos familiares y personales, y los costes como sueldos, manutención, y otros pagos. Las tierras compradas con un objetivo comercial están sujetas al pago del zakat basado en su precio inicial. Si existe diferencia causada por la inflación. se debe añadir a este cálculo.

Los edificios construidos con el objetivo de ser vendidos están, así mismo, sujetos al pago del zakat basado en su valor después de calcular los costes. El cálculo del zakat sobre el inventario de bienes comerciales, si lo paga la empresa y no los accionistas, empieza con el de los ingresos y gastos; bien al principio del año o al final.

Después de haber añadido los pagos de deudas recibidos y los créditos al ingreso neto, se debe pagar como zakat 2,5 %, calculados en base al año lunar, o 2,6 %, calculado en base al año solar. Hay que añadir que el zakat sobre el ingreso comercial abarca no solamente las ganancias de la empresa sino también las de su dueño. Las empresas industriales como fábricas, talleres, plantas, y otras parecidas, calculan su zakat de la siguiente manera:

La maquinaria y las herramientas están exentas del zakat, a no ser que estén fabricadas de oro o plata. El responsable del negocio está sujeto al pago del zakat. Si los salarios se pagan mensualmente, las fluctuaciones durante el año no se tienen en cuenta. Para el pago del zakat solamente tiene importancia el balance final del año. Si el zakat se paga en líquido, entonces hace falta calcular los efectos de la inflación. Para proteger los derechos de los pobres y poder hacer el cálculo fiable es necesario aplicar un método fijo del cálculo del zakat. De no ser así, la cantidad real será menos del 2,5 %, lo cual invalidaría el pago.

Básicamente, Islam ordena pagar el zakat en especie. Es decir, los que pagan sobre el oro, lo deben pagar en oro; los que lo pagan sobre la plata, en plata; sobre las ovejas en ovejas; sobre el grano, en grano; y los que pagan por tela, en tela. No obstante, en los tiempos del Profeta (s.a.s) se recogía también en líquido. Más tarde, en la época de Abu Bakr y Umar (r.a) se generalizó esta costumbre, de forma que no hay ningún problema hoy en pagarlo en líquido.

Los que reciben el zakat

Allah Todopoderoso dice: “Las sadaqah son para los necesitados, los mendigos, los que trabajan en recogerlas y repartirlas, para aquéllos cuyos corazones se han (recientemente) reconciliado (con la Verdad), para el rescate de los esclavos, para los indigentes, para la causa en el Camino de Allah y para el hijo del camino. Esto es una prescripción de Allah y Allah es Conocedor y Sabio.” (At-Tawbah, 9:60)

Esta ayah establece claramente los grupos que pueden recibir el zakat:

Los pobres: Aquéllos cuya ganancia no llega a la cantidad mínima, nisab, sobre la que hay que pagar el zakat. Estas personas pueden recibirlo incluso si estuvieran trabajando.

Los necesitados: Los extremadamente pobres que ni siquiera tienen lo suficiente para su sustento diario. Los que trabajan en la administración del zakat. Aquéllos cuyos corazones se han reconciliado (han entrado en el Islam).

Los esclavos: Los que de ellos han firmado con su dueño un contrato de emancipación.

Los que tienen obligaciones financieras: Los que tienen más deudas que bienes.

En el Camino de Allah: Los que luchan por Allah; los que peregrinan y se quedan sin dinero; los que estudian y enseñan para beneficiar a la humanidad y la comunidad musulmana.

Los viajeros: Los que se han quedado sin dinero para poder continuar el viaje, incluso si en su tierra natal son considerados ricos.

Los que no pueden recibir el zakat

No se puede dar el zakat a las madres y a los padres, a las abuelas y a los abuelos, a los hijos y a las hijas, a los ricos y a los no-Musulmanes. Los esposos no pueden darse el zakat mutuamente. El zakat se puede dar solamente a las personas físicas. No se puede dar a las entidades corporativas.

Por esa razón, las mezquitas, las escuelas y los hospitales no se pueden construir con el dinero del zakat. Las fiestas que puedan organizarse para los pobres no se consideran zakat ya que no hay traspaso de bienes.

‘Ushr: zakat sobre los productos agrícolas

Según Abu Hanifa, qué Allah le tenga en Su misericordia, el límite nisab no existe para los productos agrícolas. Es decir que no se contempla el mínimo sobre el que se paga ni tampoco el requisito del paso de un año. Según Abu Yusuf y Muhammad Shaybani el mínimo para los productos agrícolas es de 653 kilos. Si hubiera más de una cosecha al año, se debería pagar ‘ushr por cada recogida, según el tipo de producto que sea.

A diferencia del zakat, se debe pagar el ‘ushr sobre la cosecha de las tierras en propiedad de los menores, de los dementes y de la herencia recibida de los fallecidos. El producto agrícola debe tener la calidad de durar un año, por eso no hay ‘ushr sobre la fruta fresca, verdura y otros productos perecederos.

Se paga como ‘ushr la décima parte del producto agrícola regado sin coste –por ejemplo con el agua de la lluvia, de río o de lago. Si regar la cosecha supone gastos adicionales durante más de medio año, entonces la cantidad a pagar disminuye hasta la vigésima parte.

En tal caso, sin embargo, no se pueden deducir otros gastos, como el pago de las semillas, de los trabajadores, insecticidas, etc. Una vez pagado el ‘ushr sobre el producto, como por ejemplo olivas, sésamo y semillas de girasol, no hace falta pagar de nuevo por sus aceites.

Sin embargo, la persona que compra el aceite para comerciar debe pagar el zakat sobre la ganancia que obtenga de su venta. No se contempla el pago de ‘ushr basado en estimaciones hechas antes de la cosecha. Si el dueño consume su producto agrícola antes del pago de ‘ushr, debe compensarlo sobre la parte consumida.

Por ejemplo, si alguien ha utilizado 10 kilos del producto, debe pagar un kilo como ‘ushr. Las tierras conquistadas por los Musulmanes, pero no distribuidas entre ellos, se llaman miri. Su propiedad pertenece al estado musulmán, pero los derechos de usufructo pertenecen a los campesinos, que son como inquilinos, de forma que los impuestos que pagan se parecen a los alquileres.

De este tipo de tierras no se paga ‘ushr ni tampoco se paga ningún tipo de zakat. En la época otomana las tierras pertenecían normalmente a esta categoría. Más tarde grandes cantidades de tierra miri en Anatolia y Rumelia se vendieron a particulares a cambio de títulos de propiedad. Surgió de esta manera un nuevo tipo de propiedad –tierras mulki, que están sujetas al pago de ‘ushr porque pueden ser vendidas y compradas. Si el estado no calcula el ‘ushr, los Musulmanes deben hacerlo, y distribuirlo, personalmente.