3 Agosto 2020

“Quien ha sido liberado, con el amor Divino, de la sensualidad y del egoísmo de su nafs, se encuentra purificado de la codicia y de la arrogancia.”